Las ideas propias

Al querer dibujar o escribir un cómic, hay un pensamiento que casi siempre ronda en la mayoría de las personas: “¿Qué hago… qué hago?. Vivimos en un mundo donde el 89,9% de las ideas ya fueron usadas, no importa lo original que se quiera ser, siempre va a ver un aire de copia, una sensación de que eso que acabamos de hacer y/o leer ya fue visto en otro lado. Admitámoslo: es una tarea desalentadora el querer ser buenos en algo, pues llegará el momento, tarde o temprano, en el que vamos a reconocer que no somos tan buenos como creíamos ser.

Tener la mente fresca, “en blanco”, no es tan sencillo, pues si tenemos una idea… ¿de donde habrá salido? ¿De la nada, del vacio que creamos? No señores, esa idea ya la habíamos visto, y desde ella desarrollamos un nuevo “hilo conductor”, la hacemos evolucionar, pero siempre manteniendo la base de todo.

Ahora, que haya dicho lo anterior no quiere decir que tengamos que copiar lo primero que veamos, pensando que “total… esta idea también fue copiada”. No, el material original, propio, siempre va a ser distinto, sin importar la fuente de donde nos hayamos inspirado. Obvio que si todo nuestro trabajo esta hecho exactamente igual que el de otra persona, la originalidad se pierde.

“Escribir mucho y leer el doble”.

Anuncios

Acerca de Jorge Duré Arraigada

Cristiano. Mi vocación es el cine. Actualmente me encuentro terminando la escuela secundaria y realizando proyectos audiovisuales cuando se presenta la oportunidad.
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s